jueves, 16 de febrero de 2023

Yo quiero seguir viendo a Baraja hacer

blogger widgets

El viaje allá donde fuimos felices, versión fútbol capitulo nosecuantos, tuvo lugar en el día después del Día de los Enamorados en el mundo. El mundo, tan catorce de febrero y nosotros tan nueve de octubre, nos trasladó, otra vez, a anuncios de cerveza, a brazaletes de capitán y a doblete. A frases grandilocuentes sobre entornos y huevos, a autogestión de vestuario. A emociones sinceras, a palabras reales y llenas de contenido. No resulta fácil estar en la situación en la que llega Baraja. Con Marchena a su lado, todo el valencianismo sueña con que, desde la butaca de entrenador, repita aquello que hizo con las botas puestas. Y no morir en el intento. Este valencianismo derrotado a veces o lleno de rabia otras, lleva buscando un guía que lo lleve de la mano al éxito conseguido por Rafa Benítez desde que los jugadores que lo acompañaban en aquellos maravillosos años colgaran las botas y las cambiaran por la pizarra. Y el Valencia CF, club de urgencias perpetuas, es como la obra Goya. Devora a sus hijos. Sucedió con Pellegrino y con Djukic. Y en otros ámbitos con Rufete, Sánchez, Ayala o Vicente. Pudo suceder con Curro Torres. Y se espera que no suceda con Baraja. Motivos hay para el optimismo. Movidos quizá porque, desde dentro de todos y cada uno, hemos rejuvenecido veinte años y recordamos todo aquello que Baraja solía hacer. Muchas veces con Marchena. He ahí la clave de la rotura del mal fario. He aquí la tabla a la que se aferra el valencianismo militante que no quiere ser Jack en el Titanic. Destrozando cábalas. El Valencia CF es tan pesado y posee tanto que se ha de sujetar con cuatro hombros, simulando una muixeranga virtual que viste de blanco y negro.


Tengo ganas de preguntar a mis sabios de casa sobre como lo ven ellos. Si estos locos años del XXI se asemejan a los 80 del XX. Por allí pasaron Roberto, Óscar Rubén y Don Alfredo. Movidos por lo mismo. Por el rescate a la entidad. A la que no se le puede decir que no. A pesar de quien esté al mando. A la que se ha de venir a servir y no a servirse. El Valencia CF ha sido una entidad que ha hecho ganar mucho dinero a mucha gente. Algunos de ellos, sin poner un duro por su parte. Pero sí ustedes y yo. Y seguro que su vecino de butaca del viejo Mestalla también tiene una historia parecida que contar en su casa. Y tengan por seguro que si la pelota no entra, el luto será de la calle. No de los que están a millas de distancia del kilómetro cero del valencianismo. Ni tampoco de los que estuvieron en esos despachos y ahora miran a otro lado. Por mucho que se le de altavoz a Paco. Con discurso vencido. Por mucho que se quiera romantizar mantener Mestalla como casa, una inviabilidad muy cara que se ha de contar sin ambages. Ustedes lean, pregunten, escuchen y vivan su valencianismo como mejor consideren. Protestando dentro o fuera. Silbando o cantando 'Un beso y una flor'. Como se muestra la alegría, se ha de mostrar el descontento. Claro que sí. Sin olvidar que, de aquí a mayo, esta entidad, base de alegrías y penas, se juega su viabilidad. Y, otra vez, depende de la pelota. Depende del Pipo. Que saldrá a hombros, como aquella tarde de 2010 o por la enfermería. Con generosidad extrema. Priorizando al escudo con respecto a él. El resorte de entrar al vestuario y saber que es leyenda. Ese resorte en el que, quizá, anoche, los jugadores valencianistas ya andarían pensando como actuar ante un campeón con su misma camiseta. Como actuar ante un tipo que, por inacción neerlandesa, tomó riendas y sacó del fango al club. Y, afortunadamente, para este reto, se puede contar con Arias. Y seguro que se contará con Rafa si hace falta una palabra de aliento o un consejo, más allá del de ser uno mismo.

En 2010, en este mismo espacio, escribí de la despedida del flamante entrenador del Valencia CF, pensando que un día contaría lo que le vi hacer. Ahora quiero seguir contando que lo va a volver a hacer.

miércoles, 4 de enero de 2023

Pölvora. Loco Club. 17 diciembre

blogger widgets

En previas o prórrogas de cenas de empresa, el 17 de diciembre era fecha para lanzar a cara o cruz. Botas o zapatillas de estar por casa. Chupa o manta. Con una fantástica oferta en la escena de música en directo, salió cara. Y el proyecto dinamitador de Pölvora hizo mover los tacones a Loco Club para escuchar 'Fuego y ceniza' el primer disco de esta nueva formación, un poco Frankenstein, un poco grandes retales, pero de la que se esperaba lo que finalmente sucedió.

La sala presentaba un fantástico aspecto. Viva y llena de alegría y ganas de ver una, perdón, mascletà a base de guitarrazos y toques de parche. Muchas caras conocidas de la escena rock valenciana con la misma intención que servidor. Dar rienda suelta a la adrenalina y prestar el hombro de manera figurada. Siempre es un gusto ver a Pau Monteagudo, Kako Navarro o Dani González y a mucha más gente solo con la excusa de hacer aquello que cantaba Robe de salir, beber y todo lo demás.  

Avisando a navegantes, la introducción no dejaba lugar a dudas por si se había colado algún seminarista despistado de lo que iba a suceder. Fragmentos de 'Civil War' de Guns n'Roses y Aerosmith daban la entradilla al escenario a José, Izzra, Alex, Rubén y Lane Lazy. Este último, a la voz, era uno de los incentivos por sentir en directo como sonaba su garganta en castellano encima de un escenario. Ninguna sorpresa. Lo esperado tras escuchar los doce temas de 'Fuego y ceniza'. Solvencia absoluta y actitud. Como siempre. 

Uno a uno fueron cayendo los temas del disco, con la consecuente comunión con el público. Los temas de Pölvora nos resultan familiares. Como un viejo amigo de los de verdad. Son los que hemos escuchado, en esencia, otras veces. En otras manos, con otras letras e, incluso, con otras notas parecidas. Somos nosotros en otro mundo, viviendo en Los Angeles en la segunda parte de los años ochenta, bajando de un autobús con apenas nada. Sobreviviendo a antros, a licores baratos y a desengaños amorosos que no queremos mostrar. Pero, a pesar de querer vivir siempre en un videoclip de aquella MTV que era una cadena musical, nos ha tocado despertar el instinto en momentos puntuales como este. Y ellos son nuestra banda sonora. Y es más que suficiente. Pasar el rato sin pensar en todo lo que nos enerva, que no es poco. Y es verdaderamente saludable que nunca flaquee la escena musical. En realidad, vale cualquier escena. Por eso, lo conseguido por la banda es de sombrerazo. Y por eso, que diablos, volvimos a brindar mientras el público comenzaba a entrar en catarsis, tarareando esa canción de la banda de cuyo nombre no quiero acordarme. Quizá por otras reflexiones. Pero catarsis al fin y al cabo. 

Mientras el quinteto nos envuelve en su contundencia, con Alex nuevamente mutado en Billy Duffy, un breve y afectuoso saludo a Mon, tras la barra del Loco, colaborador de 'Abierto a mediodía', el programa de radio de Ramón Palomar con quien hubo brindis por salas así de llenas y oyentes predispuestos. Es de recibo destacar la calidad del sonido de la banda, perfectamente engrasada. Parecía que estuviesen cerrando una gira de cincuenta conciertos por todo el territorio en lugar de estar estrenando la formación en casa. Bárbara la energía de Alex, la fluidez de Izzra y la contudencia de Jose y Rubén en el desarrollo de los temas, que contó con versiones de algunos clásicos de Uzzhuaïa como 'Baja California' y reverencias a AC/DC con 'Rock n'Roll Damnation' y, por supuesto The Cult, cerrando el concierto con 'Love Removal Machine'.

Final en todo lo alto, con la satisfacción de una noche de buena música y profesionalidad a la que se sumó ese genial y casi olvidado tercer tiempo donde las charlas sin sentido, los abrazos etílicos, las reflexiones lapidarias sobre las bandas de un solo éxito y el overbooking en los baños, no es una buena juerga si no hay llenazo en los baños con todos parloteando, nos dejó ese buen sabor de boca que estos pequeños momentos nos hacen sentir. Porque, en definitiva, no queremos vivir una vida sin más.