viernes, 30 de noviembre de 2012

A nosotros también nos gusta Grey

blogger widgets


El fresquete ya asoma por la esquina. Y parece que esta vez es para quedarse. Los ombligos suntuosos y apetecibles han adoptado la táctica del oso e hivernan para ser mostrados cuando eso de los almendros en flor. Por eso, no está mal acordarse del verano. Quizá no es necesario hacerlo de esa noche en la que la enorme alemana de turno te sugirió un epílogo de acuerdos internacionales (¿o era holandesa?) y te salió el legionario patriota que todos llevamos dentro para vengar la afrenta de Herr Merkel y devolverle la postura con la que la canciller anda dándonos mañana, tarde y noche, sin un mísero 'mañana te llamo' o 'ha estado bien, tenemos que repetirlo'. Eficacia alemana. Pim, pam, pum y a otra cosa, mariposa. Eso NO es necesario.

Más bien hablo de la serpiente del verano. Del tema de conversación en chiringuitos playeros, orillas de mar y cualquier corrillo formado por más de dos mujeres. Del libro, de la trilogía que, parece ser, ha liberado sexualmente, al menos de boquilla, a las damas, mujeres y señoras de mesa y mantel de este mundo que Dios nos ha dado para destruir.

¿Y por qué hablar de esto que pasó en verano, ahora, a finales de noviembre? Pues porque la cosa aún sigue en el aire, como el amor de aquella canción. Me apuesto una cena en cualquier gran sitio que muchos regalos navideños van a ir con cualquier libro de la trilogía, pensando el pobre infeliz regalador que eso va a despertar a la zorra que él supone que lleva dentro la madre, ama de casa y curranta a saco que tiene en casa cuando, en todo caso, la regalada se comprará algún cacharrito X en internet o use el teléfono de la ducha pensando en el imaginario Adonis que, ella si lo sabe, NO tiene en casa.
Y la verdad, no deja de ser bueno que, aunque sea con cosas así, la gente lea, y con orgullo, además. Y que algunas de las lectoras digan que, en cierta manera, han pensado en ser la cacheteada, pero vamos, yo pensaba que la revolución sexual era otra cosa bien distinta. De hecho me suena que ya estaba la cosa esta inventada con la frase 'una señora en la casa y una zorra en la cama' o algo así.

Pero es que los hombres, la nueva mujer, recuerden, somos más simples que el mecanismo de un botijo. Vale, seremos menos en las universidades, pero en la alcoba llevamos ventaja. A saber:

- Cuando vosotras andabais con la Vale o la Super Pop, chillando por el popero de turno, nosotros nos pillábamos la Interviú de Marta Sánchez en bolas, la comparábamos con Pamela Anderson en Playboy y después usábamos a Marta para jugar a la diana.

- Los test de la Cosmopolitan eran, y son, tal perdida de tiempo como amaestrar a un pez. Y si tu respuesta era 'Sí' a '¿Quieres que te haga el test de la Cosmopolitan?', era porque buscabas tocar teta. Por dentro.

- Llevamos desde los doce, por lo menos, consiguiendo satisfacción. Y comiendo chocolate también.

- Con más de cuarenta millones de personas en nuestro país, solo hay un príncipe azul. Y ya está pillado hace tiempo. Mejor no esperar, que Serrat puede hacerte una canción preciosa en cualquier momento. O mucho peor, puedes ser la nueva loca de Maná.

- Nunca, nunca, nunca el pobre infeliz que haga la película va a estar a la altura de todas las lectoras. Por eso leer es sexy, por eso braining is sexy. Y a lo mejor, el tipo es gay, aún a ser más bonito que un San Luis.

- Santiago Segura tiene más mérito que el Grey de las narices. Santi se lo ha currado y todas las bragas que baje merecen el mayor de los respetos.

- El que es malo cabrón, es malo cabrón siempre. Sea en el instituto, en un mundo de vampiros y hombres lobo o en el Disney Channel. Eso no se cambia.

- La madre de la autora dice que leyendo ha aprendido más de sexo que en quince años de matrimonio. Ese es vuestro nivel. Haced felices a hombres, pero sed discretas, por el amor de Dios. Que, a veces, lo lleváis pintado en la cara.

Y que, en fin, nosotros también tenemos a Grey. Pero nuestra Sasha mola más.

PD: Gracias a mi amiga Ana, por su plástica y divertida foto.

1 comentario: