lunes, 1 de septiembre de 2014

Septiembre. Un mal necesario.


“Cuando ganas te mereces champán; cuando pierdes, lo necesitas”. Napoleón Bonaparte
Probablemente, cuando leas esto, la zozobra y el llanto por la llegada del mes con peor departamento de prensa serán casi como los de aquel niño al que, justo cuando se le acaba el recreo, se le pincha la pelota. Y el giro del calendario nos da un lunes como uno de septiembre, siendo, sin duda, el peor lunes del año.
Atrás habrán quedado las mañanas al sol, a ver simplemente la vida pasar a pie de playa o de rio. A comer y a amar cuando te venga en gana. A robar besos a la luz de la luna. A enamorarte de lugares, de olores, de sabores. Ese mes, esos días, donde el desarreglo de vestuario no importa tanto, por mucho que digan las egobloggers de moda, nos dijo adiós con la mano desde la ventanilla de tren del calendario mientras nosotros corríamos por el andén, intentando alargar lo que no se puede alargar, y diciéndole que le echaremos de menos y que nunca habrá nadie como él.
Y quizá te espere una montaña de papeles, de trabajos que no respetan los estándares temporales establecidos. Y puede que te toque ver las innecesarias fotos de compañeros y/o conocidos con el redundante y estúpido pie de foto de "...con inmejorable compañía", aunque sea de refilón y a golpe de ratón. Y desempolves las zapatillas de correr, o la idea te pase por la cabeza. O te tires de cabeza al crossfit, al yoga birkam o a cualquier propuesta que el algoritmo de Google te provoque para sudar los excesos y la entrega a la Vida, con mayúsculas.
Agosto. Mes con aura de amante, de amor de verano, de esos que te dejan huella con un pequeño instante que puede ser para siempre. Que por cercano, siempre deja en mal lugar a su vecino septiembre, con olor a ducha fría y color del café necesario y que suena a canción kamikaze de Los Enemigos.
Hayamos ganado o hayamos perdido, sea cual sea la sensación, de alegría por recordar lo vivido o de nostalgia por aquello que se fue, las penas con pan son menos. Sean napoleónicos por esta vez y beban para contarlo.
Bienvenidos, a quienes hayan vuelto.

1 comentario:

  1. Septiembre,,,, quizás recojamos algo inesperado
    Gracias maestro!
    ALI

    ResponderEliminar