viernes, 10 de mayo de 2013

Sé que fuiste tú, Fredo.




«Soy el que mejor juega al mus desde que se inventó y hago los mejores cócteles porque les pongo amor, que es un ingrediente que no le pone la gente. Cuando mezclo los ingredientes, pienso en lo feliz que vas a ser cuando te lo tomes...».

Sé que fuiste tú. 

No me cabe la menor duda. Yendo a Alemania, mariconeando o colgado de la cintura de cualquier guiri alemana o sueca. Con tu boina enroscada o buscándole las vueltas a Conchita Velasco, que también merece una tarde de estas, antes de que sea idem.

Ahora todos hablarán de lo bueno que fuiste, que creaste un género de risas, bañadores y señoras estupendas, menospreciando algunos las sesiones de cine de pueblo, donde solo pretendías hacer reír a la platea, a base de bondad, simpatía y una cara pan que tiraba de espaldas.

Que cabrones que son. Que cabrones que somos.

Pues que quieres que te diga. Que con aquellas me divertía mucho. Son parte de aquellas tardes, cuando el invierno era invierno de batín y estufa roja y en casa la siesta competía con alguna de tus aventuras. Y tus aventuras casi siempre perdían con todos. Menos conmigo. Ya sabes, soy un poco viejuno, me gusta leer periódicos de papel y estas cosas me recuerdan a aquellos días. Y me la sopla que los modernos que olisquean por aquí se atusen sus barbas y asientan negativamente o que las bonitas damas ya no quieran momentos incontables, de no contar, en cualquier baño de cualquier lugar. Repito, me la sopla. Aquellas películas eran buenas, incluso transmitían mensajes sociales que ríete tú del Haneke ese.

Pero es que luego vino aquello de las películas 'serias' y lo bordaste. Todos hablarán, con razón superlativa, de 'Los santos inocentes', del bandido Fendetestas, de 'La marrana' o esa maravilla que es 'La vaquilla'. Pero me quedo con otra de las tuyas. No por ir a contracorriente ni nada por el estilo. Simplemente porque sí. Por gusto. Coño, si hasta le prestaste el apellido de tu madre al personaje. Germán Areta, ese poli que parió el Garci y que, si fuese de Ellroy, tendríamos todos el potorro hecho cocacola.

El crack. Y poco más que añadir.

Espero que los señores de las teles, La 2 es mi esperanza, programen de nuevo la peli. Para ver como le apuntas en los huevos a Bareta porque te ha jodido el menú. Para ver a Rollán con pelazo. Y a Bodalo. Para ver humo y whiskys en vaso de tubo. Porque es de esas pelis que hay que ver cuando la ponen. A la vieja usanza. Old style. Viejunos catódicos.

De los buenos, nos queda Sacristán, que como dijo alguien, tiene la cara que se merece. Y una voz cojonuda, dicho sea de paso.

Pena no haber sido de los afortunados catadores de tus dry martini.

Saluda al Fernán-Gómez. Y también al Sancho, que hace poco que se ha mudado allí y dejará de ser 'el nuevo'.

Y ya que estás, a los míos. Tú ya sabes quien.

Fredo, fuiste tú.

Gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario