jueves, 31 de enero de 2013

Cine a pelo. #littlesecretfilm




La carne con un punto de sal y ligeramente sangrante. El olor a césped recién cortado. El sudor y el resuello después de un poco, o un mucho, de sexo adúltero. Las comidas poco recomendables, pero que todos hacemos. Besos, abrazos, borracheras, tonterías y resacas.

La vida está hecha de estas pequeñas cosas. Y cuando las vemos hechas por otros, en pantalla gigante y con palomitas, se llama cine.

Y el cine es una maravilla. Así, a pelo.

Cine es un acorazado ruso, Charlot, Buster Keaton y Harold Lloyd. También es Escarlata, Tara y Rhett. Ford y El Duque - John Wayne, por favor, no jodamos -. Fred y Ginger, cantar bajo la lluvia, desayunar en Tiffany's después de una noche de juerga, Billy Wilder y muchas cosas más.

Cine es, incluso, Elvis haciendo de Elvis.

Las películas de la Famiglia, De Niro, Pacino y los demás. El Rat-Pack, Jack, Newman y Redford. Sí, cine, cine, cine.

Cine es Gilda, Audrey, Liz, Marilyn, Meryl Streep, la Roberts y, que coño, Jessica Chastain.

Cine es Welles. Y Brando. BRANDO.

Cine son todos estos y estas, más los que se hayan podido quedar en el teclado. Y la inspiración provocada por todos, en cualquier parte del mundo, para que la rueda gire y nueva gente siga contando historias, también es cine.

Por eso, es motivo para celebrar una nueva iniciativa, gestada en la sombra, y que el uno de febrero verá la luz, con pinta de ser una revolución para el sector, que, entre putas y curas, póngale usted mismo las caras a los adjetivos, pretenden, sin conseguirlo, asistir a su funeral.

Porque el cine es como el rock. Nunca muere.

Un manifiesto molón. Unas normas fáciles, y difíciles a la vez, y un bofetón de aire fresco que espero, y deseo, sea el inicio de una gran amistad.

Yo, mañana, veré una primera muestra, 'Los desórdenes sentimentales' de Ramón Alfonso, con Belén Riquelme y Emilio Linder. Porque uno también tiene sus debilidades.

Descubre #littlesecretfilm. Busca su hashtag en Twitter. Indaga, investiga, siente, emociónate. 

Mis respetos a los héroes del celuloide

No hay comentarios:

Publicar un comentario