viernes, 4 de octubre de 2019

El fútbol y las cosas importantes.

blogger widgets


El fútbol es la cosa más importante de las cosas menos importantes. Salvo para Bill Shankly, pero eso es otro tema. Pero siendo de las menos importantes, es un excelente escaparate para promocionar o difundir cosas importantes. Fundaciones que crean escuelas de fútbol en lugares desfavorecidos, la inclusión social a través del deporte, partidos benéficos para comenzar a remontar catástrofes naturales o cualquier otro ejemplo que les pueda a ustedes venir a la cabeza. Y asociar un club, una marca deportiva, a determinado movimiento que es, a todas luces, blanco y altruista es un acierto de todas todas. Responsabilidad social corporativa, creo que se llama. Devolver a la sociedad parte de lo recibido antes. Disculpen si la definición no es correcta del todo. La iniciativa aquella de UN Women de la ONU puede ser un buen ejemplo. Y negarse a ir de la mano de un proyecto para luchar contra el cáncer infantil, un mal ejemplo. Y los dos son del mismo club, el Valencia CF.

Verán, con esta pausa que dan las canas, servidor ha aprendido a medir cualquier cosa que lee o escucha. Hay tanta información que muchas veces me siento como un viejo caballo a sueldo en los campos de arroz de los viejos años 50, separando el grano de la paja. Y en esto hay matices interesantes. Partiendo de la base que la noticia salta desde un medio que tiene una guerra abierta con el club, y personalmente con el presidente, puedes llegar a malpensar ciertos intereses. No me miren así, igual que hay buenos fontaneros los hay malos, igual que hay honrados, los hay piratas. Pues en prensa pasa igual. Y, desde fuera, la deriva que está llevando la redacción deportiva de la reputada emisora es poco menos que dudosa de entender. Seguro que hay razones y argumentos por su parte, pero los consumidores de información no acabamos de ver la necesidad de seguir con la linde. Luego está el proyecto, como se ofrece, quien lo ofrece y en el momento en que se ofrece. ¿Fue a principio de temporada, cuando la tormenta deportiva y los viajes a Singapur? En este caso sería entendible un aplazamiento en la toma de decisiones. No una cancelación, pero sí un aplazamiento. Y luego existe una tercera variable que, por mezquina, sería lógico obviarla pero que conviene mencionar: Cañizares como cabeza visible y el supuesto pago de facturas por parte de la presidencia del Valencia CF por sus opiniones contrarias a la gestión de Meriton en estos últimos tiempos. Y digo la vamos a obviar porque el presidente del club es diplomático de profesión y entiende el calado en negativo de decisiones impopulares y el club dispone de varios proyectos sociales en marcha, por no hablar de la sensibilidad de Peter Lim en obra social, como apunta Paco Polit en su cuenta de Twitter.

Lo bien cierto es que tiene pocas salidas Meriton para explicar esta polvareda, a no ser que se haga una comparecencia pública con todas las partes implicadas y dar las explicaciones convenientes de manera contundente. No con gritos, como le pide la parroquia a Celades, con datos, luz y taquígrafos. En cualquier caso parece que pocas salidas dignas le quedan al presidente Murthy y, al final, puede que le pase como a Capone, que fue detenido por cuestiones de fiscalidad y no por su entramado criminal, para algarabía del que lo ven como principio y final de todos los males.

O también puede quedarse la cosa tal y como está si ninguna de las dos partes aporta documentación sólida y queda como una, otra más, cháchara de patio de vecinas. Que vistos los antecedentes, no debería extrañar a nadie.

No hay comentarios:

Publicar un comentario