lunes, 26 de septiembre de 2011

Maxitweets. La leyenda del indomable

Si me dijeran que, reencarnándome, viviría su vida, cambiaba de fe al mismo tiempo que de camisa. Camisa a medida, por supuesto. Firmaría ser daltónico, pero con ojos azules, correr en una gran guerra y ser superviviente. Vivir en primera persona el método Stanislavski en el inicio del Actor’s Studio, con Dean y Brando. Y ayudar a hacerlo mítico. Y hacer castings y pruebas de cámara con ellos. Y ser uno de los que no obtuvo el papel de ‘Al Este del Edén’. Ser Rocky Graziano. Y Eddie Felson, que es una de las cosas que sí. Comerme cincuenta huevos duros. Dar el castañazo. Resisitirme, con whisky y lisiado, a los ojos violeta de una gata en el tejado de zinc. Ser forajido con mi colega Sundance Kid. Y dar El Golpe con la eterna y reconocida banda sonora. Pero también trabajar para los demás, de manera desinteresada, con sus fundaciones. Y Globos de Oro. Y Emmys. Y nominaciones para el Óscar. Y uno honorífico. Y otro, al fin, de verdad. Y ser amante furtivo de Joanne en un largo y cálido verano, para pasar cincuenta años junto a ella. Y coches. Y Cars, de Pixar. Y las salsas para ensaladas y para pasta. Por todo esto, y por muchas más razones que espero que descubras tú, honrando su memoria, hoy que hace tres años que se fue, con 83, quiero ser Paul Newman.

No hay comentarios:

Publicar un comentario